Subscribe:

sábado, 29 de junio de 2013

Entrevista a la escritora argentina Liliana Cinetto


Autor: Liliana Cinetto

Por María Del Carmen Sosa Sierra
Quienes son asiduos lectores de esta página, han sido testigos de que el año 2013, ha sido un año muy particular para María Publishing, especialmente porque nos propusimos convertir la página, en un proyecto cultural y literario que aglutinara al mundo entero. Quizás, haya sido muy osada al planear este objetivo, pero creo que la literatura por ejemplo, nos permite traspasar fronteras, viajar a otros mundos, conocer a personas que jamás creíamos que conoceríamos y ampliar nuestros horizontes, entre otras cosas. Esto quiere decir que cuando vino la globalización, la literatura y los libros, ya nos habían mostrado este universo tan maravilloso y a la vez, tan vasto para descubrir y disfrutar.

Bueno, no sé si he logrado alcanzar esta meta en su totalidad
 en cuanto a mis lectores, pero yo creo que cada una de las entrevistas de María Publishing a los distintos autores y autoras que deciden participar en este proyecto, nos acercan más al sueño de querer compartir sobre un tema transversal en la cultura de los pueblos y esto es, la literatura y cómo ésta, es abordada por cada escritor, lector o por cada individuo en particular.

En armonía con lo que les acabo de comentar, tengo el gusto de presentarles la entrevista a la escritora argentina Liliana Cinetto, autora de más de cien libros de literatura infantil y juvenil, y de otras obras en distintos géneros; y quien me dejó personalmente encantada de la literatura como una forma de conocer y vivir aquello que nunca hemos vivido, de rescatar nuestros sueños, de ser libres para forjar nuestros pensamientos con sólidos argumentos y de encontrar amigos que por doquier, comparten el gusto por las letras. En suma, Liliana me confirma que la literatura puede ser un puente espacioso para convocar a los pueblos y participar de miles de aventuras y cosas guardada en el corazón del universo. ¿Acaso esto no es globalización?

Por otra parte, la historia que Liliana devana en esta entrevista me confirma cada vez más, que el impulso temprano del hábito de la lectura por los padres a sus hijos, es fundamental para crear lectores ávidos que conviertan la lectura de un hábito a un placer y un estilo de vida diferente. Quizás, no haya un regalo tan valioso y perenne para un niño, como un buen libro, que le lleve de la mano al mundo de la imaginación, donde todo es posible y los sueños se hacen realidad.

Precisamente, esta es una de las característica de esta talentosa y recursiva escritora, quien a poca edad, se convenció que en su casa no había mucho dinero para gastar, pero si se dio cuenta que en la casona donde vivía con sus padres, existía una biblioteca, que paulatinamente se transformó en la puerta mágica para explorar nuevos mundos y los resultados no se dieron a esperar, Liliana, hoy por hoy, es una extraordinaria escritora hecha de poesía, humor, canticos y amor por los libros y la vida, porque a la final, la vida es una poesía que se teje con distintas palabras y a ritmos diferentes, pero poesía al fin. Veamos que nos comentó Liliana en la entrevista a María Publishing, pero antes, debo agradecer públicamente a Liliana por tomar un poco de su tiempo y compartir con nosotros estas anécdotas y vivencias que a leguas, le salen del alama.


1.    Liliana me encantaría que le contaras a los seguidores de María Publishing en Colombia, quién es Liliana Cinetto, dónde naciste y a qué te dedicas.

Nací en el barrio porteño de Boedo, en Buenos Aires, Argentina, donde estudié el profesorado para la enseñanza primaria y la carrera de Letras en la Universidad,  y soy escritora, autora de más de cien libros para niños. También desde hace muchos años cuento historias. pero me dedico solo a escribir.

2.    Liliana cuéntanos un poco de tu niñez y cómo te viste influenciada por las letras desde este periodo de tu vida.
Yo vivía cuando era chica en una antigua casona con una gran biblioteca. Mis padres no tenían demasiado dinero porque mamá era maestra y papá trabajaba en dos lugares. Por eso no tenía juguetes caros, pero nunca me faltaron los libros. Mis padres compraban uno todos los meses cuando cobraban el sueldo y ese nuevo libro se incorporaba a la vasta biblioteca que era además mi lugar preferido. Allí jugaba y leía, leía y jugaba y era tan feliz leyendo que decidí en esa época que iba a ser escritora. De hecho tengo guardada una hojita de cuaderno de tercer grado en la que están escritas mis primeras poesías. Para mí escribir o leer no tenía nada que ver con la escuela. No lo hacía por pedido de la maestra, sino por puro placer. Desde que tomé la decisión de ser escritora, nunca dejé de escribir. En la primaria escribía poemas, en la secundaria empecé a escribir mis primeros cuentos y así seguí hasta que un día publiqué mi primer libro.

3.    ¿Cómo te defines como escritora, como mujer y como madre porque creo que en cada mujer hay una madre en su interior?
Soy muy exigente. Como escritora, como mujer y como madre. Y si no, pregúntenles a mis tres hijos. Pongo mucho amor, mucha pasión y mucha energía en todo lo que hago. No sé vivir de otra manera más que dejando el alma en cada libro que escribo y en cada gesto.  También soy muy cariñosa. Creo que es importante demostrar los afectos siempre.

4.    ¿Cómo te iniciaste en el oficio de la escritura y qué tipo de obras te gusta más escribir, con qué género literario te sientes más cómoda?
Como te dije, escribí toda mi vida. Sin más guía al principio que mi instinto y mis lecturas. Mientras estudiaba Letras asistí a talleres de escritura que me enseñaron secretos del oficio. Allí aprendí a releer, a corregir, a dudar, a reescribir, a cambiar… Y un día publiqué mi primer libro y comenzó una etapa profesional.
Yo escribo poesía, cuento y novela y escribo para todas las edades, incluso tengo un libro para adultos publicado en España porque gané allá un primer premio en un concurso, el Alfonso Grosso. Me gusta variar. Creo que eso enriquece mi escritura, le da aire, evita los estereotipos y la comodidad, siempre peligrosa para un artista. Es cierto que a la hora de elegir, prefiero escribir poesía. Me encanta. Es el género en donde siento que el trabajo de escritura es más artesanal y donde siento que está la literatura en carne viva, en estado más puro porque hay un tratamiento diferente de la palabra. También me gusta escribir novelas porque amo leer novelas supongo. Me gusta eso de sumergirme en una historia, respirar esa atmósfera especial, palpitar ese universo único que uno crea para una novela donde puede detenerse en detalles, en personajes secundarios, en recovecos de la acción… algo que no permite el cuento, el género que me provoca más desafíos, como a muchos escritores, porque lo que prima es la economía de recursos. No debe haber nada de más, todo debe ser en su justa medida, comenzando claro por la extensión.
En cuanto a temáticas, me encanta escribir historias de humor. Mezclar de pronto personajes como monstruos, vampiros, brujas, en situaciones tan insólitas y diferentes como hice en Rap del vampiro, en El espantoso monstruo del pantano, cuyo personaje es un monstruo sí, pero tímido, en La bruja Hermelinda que pierde la memoria, en una obra que ya se publicó en Francia y en Inglaterra, además de Argentina: ¡Mamá, los monstruos! donde brujas, fantasmas, monstruos y ogros no son tan temibles… El humor está presente en toda mi obra, incluso en mi obra poética. Por ejemplo, en “Veinte poesías de amor y un cuento desesperado”, donde el amor se funde con la risa en muchos poemas. O en Problemas en el ropero y otros versos diversos. Creo que el humor es sumamente difícil, pero es maravilloso y verdaderamente abre puertas. Las puertas de la vida, las puertas del amor, las puertas de la amistad, las puertas del conocimiento… Por ejemplo en La tragicomedia de Teodoupoulus Miriniaquis que es una parodia de los trabajos de Hércules el humor me permitió meterme en un mundo como el de la mitología griega, de por sí complejo, y hacerlo accesible para los chicos. O en Monstruario el humor fue un aliado indispensable para encarar una obra con un formato textual enciclopédico, nada interesante para un chico, en el que describo humorísticamente cincuenta personajes escalofriantes que merodean por la literatura invitando además a leer las obras en la que aparecen. Sin el humor no se hubiera convertido en un libro tan atractivo, sino en un mero diccionario. Pero además, en este y en muchos otros casos, el humor, al ser tan democrático, me permite que un libro pueda ser disfrutado no solo por un cierto público infantil, sino por todos, padres, maestros, adultos mediadores… Porque el humor tiene distintos matices que amplían el espectro lector.
Aunque el humor es mi preferido, no solo escribo historias divertidas, disparatadas, desopilantes… También me pongo seria a veces y encaro novelas policiales como El libro perdido, mi primera novela para jóvenes y adultos. O me atrevo al terror como en Cuentos que hielan la sangre y en El pozo y otros cuentos inquietantes. Lo hago porque como te dije, variar temáticas, géneros, registros…me obliga a múltiples lecturas que enriquecen mi escritura.

5.     Háblanos de aquella obra que más te haya impactado por su exigencia o por el significado personal que tiene en tu vida, aunque sé que para los escritores todas las obras son especiales.
No puedo elegir una obra en particular. Estoy orgullosa de todos mis libros. Es como que me preguntes a cuál de mis tres hijos quiero más y los quiero a los tres. Con algunos me llevo mejor que con otros. Con algunos discuto más. Pero el amor es incondicional. Y lo mismo me pasa con mis libros que son, como digo siempre, mis hijos de papel. En cuanto a la exigencia, ha sido la misma para todas mis obras.

6. ¿En qué te inspiras al escribir tus obras?
En todo: en recuerdos, en experiencias, en cosas que me pasan, en cosas que me cuentan, en la vida y fundamentalmente en la literatura. Yo leo mucho mientras escribo. Leo libros relacionados con lo que estoy escribiendo. Si escribo poesía, leo poesía. Si escribo cuentos de terror, leo cuentos de terror. No para copiar ni para imitar, sino para inspirarme justamente. Porque de algún modo lo que leo impregna mi escritura, la nutre, le da aliento… Pero además porque entre las palabras se esconden las ideas. Lo que pasa es que la inspiración es muy caprichosa. Es una creencia que viene del romanticismo literario. Y la verdad es que si uno espera estar inspirado, no escribe nunca. O lo hace muy poco. A veces uno tiene la suerte de sentirse tocado por la magia de la inspiración, pero cuando no es así, hay que reemplazarla con trabajo. Alguien me dijo una vez que, en el oficio de escritor, hay un 10 % de inspiración y un 90% de transpiración. Y bastante de eso hay. Yo escribo todos los días. No todo lo que escribo me gusta, claro. Y tiro muchas cosas a la basura o a la papelera virtual. Pero, a veces, escondida entre las palabras, aparece la idea. Y luego, sólo tengo que tirar de ella, como si fuera la punta de un ovillo. En esos momentos el texto fluye, desbordado e impetuoso como un río de deshielo. Entonces, escribo y escribo hasta que siento que ya no me queda nada por decir. Y empieza la segunda etapa: la más ardua. La de la corrección. No es fácil tomar distancia del texto propio y tener el pulso firme para sacar esto o cambiar aquello. Por eso, yo dejo mis textos un tiempo, antes de retomarlos y corregirlos. Cuanto más tiempo pasa, mejor. Más fácil me resulta corregirlos. Si después de un tiempo, los releo y me gustan, sé que van por buen camino.

7.   ¿Cuál es el mensaje central de ellas?
No hay mensaje en mis obras. La literatura no intenta dejar o trasmitir mensajes. Dice cosas, sí. Nos moviliza, nos hace pensar, nos emociona, nos conmueve… siempre a través de la historia que está contando, siempre a través de sus palabras, de ese modo único de decir que le es propio. Pero no pretende dejar mensaje alguno. Los verdaderos escritores no intentan dar mensajes a través de su obra y aquellos que escriben tratando de dar un mensaje no hacen literatura. Porque la literatura debe despertar en nosotros pensamientos y sentimientos, sí, pero esos sentimientos y esos pensamientos no pueden ser los que propone el autor, sino los que el texto provoca en el lector. Por eso habrá tantos sentimientos y pensamientos como lectores y a la vez serán todos diferentes, porque cada lector es único, irrepetible… Para mí esto es fundamental. En la literatura, y sobre todo en literatura infantil, hay que tener cuidado, sospechar de los que escriben con moraleja,  desconfiar de los que intentan bajar línea…

8.    Liliana como docente y escritora, qué le recomiendas a los padres para que impulsen el hábito de la lectura en sus hijos.
Un lector no se forma de un día para el otro A veces lleva años, a veces toda una vida... No basta con la pura alfabetización que propone la escuela. Para que un niño se convierta en lector (y al decir lector digo alguien que elige leer porque la lectura le da placer, porque los libros le dan felicidad) deberá recorrer un camino más o menos intrincado. Depende de muchas cosas, pero claramente los primeros pasos en ese camino son fundamentales. No será igual la relación con los libros si un niño se cría en un hogar en el que hay libros, si tiene padres que le cantan, le leen o le cuentan historias cada noche, si los libros solo aparecen en su vida cuando llega a la escuela… Lo ideal es que la lectura se convierte para él en una opción y una elección y sobre todo en una pasión y no, en una obligación… Para eso las acciones de los padres son fundamentales.
Para un niño todo lo que comparte con sus seres queridos es doblemente importante. Y aunque la lectura es en esencia un acto solitario, al comienzo necesita del adulto para que le lea, le cante, le cuente… Es fundamental asimismo crear un momento dentro de la rutina diaria donde la lectura esté presente. Un momento donde los poemas, los cuentos, los libros sean los protagonistas. Pueden ser contados, cantados, leídos, narrados…  El ratito antes de ir a dormir es ideal. Se aquietan los ruidos y la noche invita al silencio y a la tranquilidad. Hay que leerles o narrarles desde que son así de chiquititos y enseguidita hay que acercarlos a los libros para que empiecen a formar parte de su vida. Cuanto antes, mejor. Que los cuiden, claro, pero también que los manipulen, los hojeen, los lleven a la cama, los pongan debajo de la almohada, los lean y los relean...
Compartir la lectura con nuestros hijos durante toda su vida es importantísimo.  Por un lado, los chicos necesitan que los acompañemos al principio cuando todavía no leen o cuando se están formando como lectores, pero  es importante también, cuando los chicos ya son lectores, no dejar de acompañarlos: leer los libros que ellos leen, recomendarles otros, intercambiar opiniones... Un simple gesto que demuestra que nos interesa lo que están leyendo.
Y mil cosas más: visitar juntos una librería y demorarse intencionalmente en elegir y compra o ir juntos a una biblioteca para demostrar que el tiempo que se le dedica a la literatura no es tiempo perdido. ¿Qué hacer, si no quieren leer? Leerles o narrarles. No conozco chico por rebelde que sea que se resista a que alguien le cuente una historia.  Hacer acuerdos con los chicos que ya saben leer, pero se ponen vagos. Leer un libro por mes, por ejemplo. Y predicar con el ejemplo. Si los chicos no ven que sus padres leen libros (no diarios ni revistas, libros), si en una casa no hay una biblioteca, si escuchan frases como: "Y los libros son caros...", si uno no está convencido de que la vida sin literatura es más triste y más pobre, si el adulto no demuestra que él también disfruta con la lectura y es un lector empedernido, no podemos pedir un milagro. De todos modos, si uno les ha leído o contado o cantado desde bebés, si ellos han crecido rodeados de libros y de poesías e historias, es difícil que no se conviertan en lectores.

9. ¿Qué obras le sugieres los padres para que le lean a sus hijos?

Para mí, es importante darle un lugar de privilegio a la poesía, género imprescindible que es la puerta de entrada a la literatura. No sólo porque a los más chiquitos les fascina la rima y la musicalidad de las palabras, sino porque su brevedad favorece a los pequeños, que tienen un período de escucha breve y a los lectores principiantes, a quienes a veces desalienta un libro con muchas letras. Tampoco deben faltar los cuentos populares, los tradicionales o clásicos desde Caperucita y Blanca Nieves hasta El gato con botas y Barba Azul. Hay que elegir, eso sí, buenas versiones, versiones cuidadas en las que se respeten los elementos que esos cuentos tenían originalmente. Al ser textos muy conocidos pululan por allí ediciones con textos horrendos que eliminan partes fundamentales de esas historias. No hay que olvidar que todos los elementos de un cuento popular son símbolos, sabiamente acuñados por la humanidad durante siglos que el niño sabrá interpretar y decodificar y que le servirán para espantar sus miedos inconscientes. El adulto no debe asustarse con los cuentos clásicos que a veces le parecen crueles. Para el niño que necesita modelos claros para crecer con una psiquis sana, el cuento tradicional es una fuente de sabiduría ancestral. Yo he hecho versiones de casi todos los cuentos clásicos o tradicionales porque me encantan y creo en su valor, siempre que como digo no se cercenen nada de las versiones originales. Las escribí con mi propio estilo, aguijonándolas en algunos casos, para acercarlas al universo contemporáneo, con toques de humor, como me gusta, pero respetando a rajatabla lo que aparece en las versiones de Perrault, de los Hermanos Grimm, de Andersen…
Por supuesto además de poesía y cuentos populares debe haber textos literarios o sea textos de autor. La oferta de libros infantiles en este momento es variada y hay que ser cuidadoso. Escribir y hacer libros para chicos es algo grande. Por eso es muy importante elegir textos verdaderamente literarios buscando buenos autores de literatura infantil y juvenil y editoriales serias que nos garanticen calidad literaria y libros que responden a los intereses de los chicos en distintas edades. ¡Ah! Y no caer en la tentación de comprar las historias del personaje de dibujitos animados o de la muñeca de moda porque ellos se arreglan solos para llegar a manos de los chicos. Mucho menos como te dije, libros con mensajes o valores. Por último hay que recordar que los chicos pueden y deben leer muchos tipos de textos, pero el texto literario es único e insustituible y no pretende informar ni enseñar ni dejar moraleja, sino abrir ventanas a mundos posibles e imaginarios.

10. Liliana ¿cuál crees tú que es el papel del docente en el siglo XXI, cuáles son sus principales retos?
Creo que los docentes enfrentan en el siglo XXI varios desafíos. La globalización, el uso de nuevas tecnologías y la redefinición del rol docente son solo algunas de ellas. No es nada sencillo. Para mí que además ejercí la docencia, es un trabajo muy arduo, no siempre bien remunerado, poco gratificante en muchos aspectos, maravilloso en otros, cuestionado siempre, infinitamente complicado… Por eso siempre estoy del lado de los docentes. Siempre los apoyo. Creo que a veces están demasiado solos y la sociedad, la familia, el estado les pide que se hagan cargo de todo lo que ellos no hacen. Particularmente, en este sentido, creo que una de las cosas que implica un gran reto para los docentes hoy en día es promover la lectura. Antes eso era responsabilidad solo de las familias. Los chicos se criaban en casas donde había libros, con padres lectores, y la escuela se ocupaba de otras cosas: la repetición memorística de datos, la lectura en voz alta, la caligrafía… Ahora depende más de la escuela que por suerte  crea bibliotecas de aula, planes lectores, propuestas donde el leer por placer encuentra un espacio.

11. ¿Qué mensajes le das a tus pequeños lectores?
En mis libros ninguno. Como persona, que lean. Los libros abren puertas siempre. Uno solo debe buscar aquello que le gusta leer porque como lector tiene derecho a elegir, a cerrar un libro que no le atrae y a buscar otro. Las cosas materiales, los viajes que he hecho, los amigos que conocí y tanto más se lo debo a los libros. No imagino mi vida sin ellos. Soy feliz leyendo y escribo para que los chicos sean felices como yo. Quiero un mundo en el que no falten libros en la infancia. Porque leer nos hace libres.

12. Qué obra u obras colombianas te gustan?

Odio esta pregunta porque siempre me olvido de alguien. Pero si no me queda más remedio que responder, debo decir para empezar que me gusta el gran Gabo, claro. Gabriel García Márquez fue, es y será siempre uno de mis preferidos. Me gustan y mucho también y ya en el campo de la literatura infantil Triunfo Arciniegas, Yolanda Reyes, Ivar da Coll y alguien a quien tuve la suerte de conocer además personalmente, Jairo Aníbal Niño, que me regaló sus libros y me maravilló con su poética ternura. Y seguramente me olvido de alguien y luego me voy a arrepentir de haber respondido esta pregunta que odio.

13. ¿Qué le recomendarías a los escritores nuevos que intentan emerger y publicar sus obras?
Que no se den por vencidos. A Gabriel García Márquez le rechazaron en nueve editoriales Cien años de soledad. Por eso uno debe estar dispuesto a que lo rechacen al menos nueve veces. Pero además deben leer. Y mucho. Un escritor lee más que lo que escribe porque en la lectura aprende, se nutre, crece… Que corrijan lo que escriben. Hasta el cansancio. Una, dos, mil veces… Que jamás se la crean. La vanidad es el peor enemigo de un artista. Uno siempre debe dudar. Y que trabajen. El arte es también un trabajo. Que demanda horas, días, meses, años, una vida…

14. Si tuvieses la oportunidad de cambiar algo en el mundo qué cambiarías.
¡Qué difícil! Cambiaría muchas cosas. La injusticia, el odio, la maldad, la incomprensión, los prejuicios, la intolerancia, la ignorancia, la violencia… Hay tanto que cambiar…

15. ¿Cuál es tu fórmula mágica para alcanzar la felicidad? si tienes alguna fórmula compártela con nosotros.
Vivir cada día como si fuera la primera y la última vez. Tratar de ser feliz con las pequeñas cosas. Perseguir los sueños con ahínco. Y amar. Mucho.

16. Cuando partas de esta vida cómo quieres que te recuerden.

Como alguien que amó y mucho. Que amó la vida. Y que amó su trabajo. Y que amó a los seres que la rodeaban. Y que amó la literatura que es una forma de vencer a la muerte.

17. Qué proyectos futuros tiene Liliana Cinetto para compartirnos.
Ya lo he dicho alguna vez.  Más que proyectos tengo sueños. Son sueños sencillos. Algunos tienen que ver con mis afectos. Que mis hijos encuentren su vocación y logren vivir de ella, como me ocurrió a mí. Que el amor los espere en una esquina de la vida para hacerlos sonreír. Que algún día pueda viajar al pueblo de mis abuelos, en Italia. Otros son sueños literarios. Seguir escribiendo y publicando, claro. Cada vez más. Escribir esa novela para adultos que me ronda desde hace tiempo. Y sobre todo escribir mi mejor página, aquella que me haga para los que me leen una autora inolvidable.

Liliana muchas gracias por aceptar participar en el set de entrevistas de María Publishing y desde ya te seguimos augurando éxitos y muchas bendiciones en tu vida.

María Publishing

24 de junio de 2013

Fuente: Entrevista a Liliana Cinetto por María Publishing
                 http://www.lilianacinetto.com.ar/

lunes, 17 de junio de 2013

Entrevista con el doctor, Samuel Celis Rueda, autor de “Mi Nombre es Colombia”


Autor: Samuel Celis Rueda

Por María del Carmen Sosa Sierra
¡Hola amigos de María Publishing! Después de algunos días de aparente inactividad, por razones totalmente ajenas a nuestra voluntad y deseos de querer que este espacio en la red siga permitiéndonos desarrollar este proyecto cultural y literario, como una forma de expandir nuestros horizontes y corazones a la vida y la fraternidad con los ciudadanos del mundo global; tengo el gusto de presentarles a una persona muy especial para mí, porque lo considero mi amigo, además, creo que es dueño de una historia de vida que él mismo plasma en su libro como un testimonio de que aún en las peores circunstancias de nuestro existir, se pueden hallar tesoros y buenos motivos para vivir a plenitud y reconciliarnos con nosotros mismos, con aquellos a los que amamos y con quienes nos rodean, incluyendo a nuestros enemigos.

Como les comenté anteriormente, Mi Nombre es Colombia, cuyo autor es Samuel Celis Rueda, no es una historia de la fantasía, lo cual es muy valido como recurso literario, sino que se trata de una historia de la vida real cuyo trasfondo va más allá de una simple anécdota, es la historia de un hombre que se enfrenta a la tragedia, al dolor, a la mentira, la difamación, y a la desesperanza, pero él recibe fuerzas de lo más profundo de su corazón y se levanta tal como lo haría un valiente que no es valiente, sino a través de su dolor y de sus heridas.

Posteriormente, Samuel nos ofrece estas heridas sanadas ya, para mostrarnos que en el dolor , podemos hallar el perdón; y con el perdón, la vida misma y la paz de espíritu.

Cuando hablaba con Samuel, recordé unas palabras que había leído hacia mucho tiempo en las Escrituras y se las ofrecí en aquel momento en que conversamos y hoy, las retomo como un homenaje a Colombia, una tierra molida por las heridas de la guerra y muchos años de conflictos internos. Estas palabras pueden ser halladas en el libro de Job 11:16-19[1].

Ciertamente olvidarás tus pesares, o los recordarás como el agua que pasó.
Tu vida será más radiante que el sol de mediodía, y la oscuridad será como el amanecer.
Vivirás tranquilo, porque hay esperanza; estarás protegido y dormirás confiado.
Descansarás sin temer a nadie, y muchos querrán ganarse tu favor.

Veamos qué dijo Samuel Celis Rueda en la entrevista a María Publishing.

“Samuel es un doble placer para mí, presentarte en la sección de entrevista a escritores de María Publishing. Y digo que es un doble placer porque en primer lugar, eres el primer escritor colombiano que acude a este set y en segundo lugar, porque tú historia es algo digno de contar a la audiencia en Colombia y el mundo entero”.

1. Samuel me encantaría que le contaras a los seguidores de María Publishing, quién eres y a qué te dedicas en la actualidad.

-Antes que nada, muchas gracias a ti por la oportunidad que me das de compartir con tu público y por la posibilidad de dar a conocer mi libro, que es mi historia y mi mensaje.  Contestando a tu pregunta.  Samuel Celis es un hombre común y corriente, que labró su vida alrededor de lo que se nos impone como normal en la sociedad, pero que por las circunstancias que se narran en el libro, se convirtió en un padre que lucha por recuperar a sus hijas.  Actualmente, distribuyo mi tiempo entre mi profesión como cirujano oral y las actividades que se desarrollan alrededor del libro, charlas y seminarios. 

2.   Mi Nombre es Colombia, es el libro que acabas de publicar en síntesis de qué trata este libro.
-Es el relato de un hombre que lucha por no perder sus derechos como padre en Chile después de su separación, donde como en muchas sociedades, el papel del padre queda relegado y de alguna manera, sometido a las decisiones que se toman a través de los tribunales de familia.  Esta lucha toma un giro inesperado, cuando de manera maliciosa mi ex – señora me acusa falsamente de haber abusado sexualmente de mis hijas, lo que me llevó a una cárcel en Chile.  El libro relata también la vida dentro de la cárcel y el señalamiento social que sufre una persona al ser acusada y encarcelada sin razón.  Pero es también, una radiografía a un sistema de justicia contaminado, cuando se vale de falsos testigos, omisión y ocultamiento de pruebas y/o manipulación y presentación de otras falsas en su búsqueda por alcanzar un fin.  Fue todo esto, lo que finalmente me dio la libertad y me permitió ser absuelto de todos los cargos que se imputaran y que finalmente narro en el libro.    

3. ¿De dónde surge la idea de escribir Mi nombre es Colombia?
-De la necesidad de que mis hijas conocieran la verdad y mi deseo sincero de despertar conciencia en otros, del daño que causamos a nuestros hijos cuando en medio de nuestra soberbia, los exponemos en nuestras disputas de adultos.

4. ¿Quién era Samuel Celis antes del suceso que te ocurrió en Chile?
-Como te dije anteriormente, era un hombre común y corriente que escapando de la violencia en Colombia y buscando un mejor futuro para mis hijas, decidí migrar a Chile donde desarrollé mi profesión y donde viví la vida normal que vive cualquier persona trabajadora, hasta que se presentaron los eventos que menciono en el libro. 

5. ¿Samuel, por qué alguien como tú, un profesional en medicina, buen esposo y padre, podría enfrentar una acusación cómo esta?
-Durante la guerra sin cuartel que se desarrolló durante muchos años después de la separación, yo logré el cuidado personal de mi hija mayor por una situación muy especial que relato en el libro.  Un año y medio después de vivir con ella, los mismos tribunales me retiran el cuidado de mi hija y antes de que yo interponga una nueva medida de protección, mi ex – señora me aparta astuta y definitivamente del camino de mis hijas con esta acusación. 

6. Sin ánimo de amarillismos y de revivir este episodio tan difícil en tu vida: qué fue lo más difícil que viviste en esa cárcel, acusado de violación y lejos de tu familia.
-Además de estar en la cárcel por una falsa acusación y de saber que definitivamente mi ex – señora me había separado de mis hijas, saber los vejámenes a los que se tenía que someter mi madre para poderme visitar, el dolor que cargaba mi familia estando lejos y sobrevivir día a día en un ambiente en el que la consigna es muerte a los violadores.

7.    Me surge el interrogante de saber qué tan poderoso es todavía, la imagen de Colombia en el extranjero como una tierra fértil para el narcotráfico, ya que este fue el ardid que usaste para salvar tu vida.
-El estigma del narcotráfico desafortunadamente el día de hoy aun nos acompaña en el extranjero.  Éste se alimenta además, de las series, producciones, novelas realizadas en Colombia que exportamos al exterior y donde por lo general el tema central es la violencia y el narcotráfico.  Por lo tanto, no fue difícil crear un personaje que no es desconocido ni producto de la ficción, y menos en un ambiente delincuencial como es el de una cárcel.


8.    ¿Son inhumanos los sistemas carcelarios del mundo, aún para alguien que es inocente de los delitos que se impugnan?
-Como relaté en el libro y apunto de manera textual  “(…) En un país donde el estado de derecho mantiene la presunción de inocencia de cualquier individuo antes de investigarlo, comprobar que es culpable, condenarlo y enviarlo a la cárcel, en Chile, yo debía hacer el recorrido a la inversa, es decir, pasar primero por la cárcel para poder comprobar mi inocencia (…)”. 

9.    ¿Cómo es el trato para una persona acusada como tú en una cárcel extranjera? ¿Cómo es el trato para un supuesto “capo del narcotráfico colombiano” como lo que aparentaste ser en Chile?
-En la cárcel todos son tratados como delincuentes.  A los ojos de los demás internos, yo era un preso más que tenía que ganarse un lugar en la intrincada trama social existente y hacerme pasar por narcotraficante me ofreció una careta que me brindó respeto, por lo que significaba dicho cartel y de esa manera evitar las consecuencias de una acusación tan condenada entre los presos, como es la del abuso sexual. 

10. ¿Quién es ese personaje que retoma tu caso y decide declararte inocente?
-Un magistrado de apellidos Silva Opazo, quien desempeñó el verdadero papel que debe ejercer un servidor público imparcial y justo, al escuchar y ver cada una de las pruebas que presentaban tanto el ente acusador como la defensa y que terminaron por derrumbar el caso presentado.

11. ¿Qué sucedió luego que saliste de la cárcel en Chile?
-Yo creí que podía retomar mi vida normal, pero me di cuenta que en el ambiente profesional y laboral mi nombre había sido manchado y el señalamiento social era una certeza.  Mi dignidad había sido pisoteada y sin posibilidades de trabajar y ante un panorama incierto, caí en depresión la que se agravó con un cuadro de alcoholismo que me llevó a un intento de suicidio.

12. ¿Cuesta más recuperarse después de un proceso tan difícil?
-Creo, basado en mi experiencia, que cualquier proceso de vida es fácilmente recuperable cuando le abrimos nuestro corazón a Dios y dejamos que sea Él quien tome las decisiones y se encargue de ayudarnos.  Cuando nos encontramos alejados de Él, no vemos las respuestas.

13. Cuando uno sufre algunas dificultades, puede encontrar que algunas personas con que uno contaba, nos abandonan, cómo se lidia con esto.

-Siendo sincero, fueron muy pocas las personas que me dieron la espalda y muchas más las que me tendieron un brazo de apoyo.  Sin embargo, aquellas que se alejaron me causaron dolor, pero rápidamente me di cuenta que vale la pena estar con quienes se merecen y no sufrir por quien no lo merece.

14. ¿Cómo lidiar con la frustración de ser acusado injustamente, de ver casi la vida de uno echada al traste…Cómo lidiar con el dolor?

Aprendiendo a ver el vaso medio lleno y no medio vacío.  Aprendiendo que de una crisis puede surgir una gran oportunidad y especialmente cambiando las prioridades de vida.  Anteriormente, creía que la felicidad era lo que nos determinaba la sociedad; los bienes materiales, los logros profesionales, el reconocimiento, pero esa felicidad es efímera.  ¿Qué queda después de todo eso?  Por eso mi prioridad ahora no es alcanzar esa felicidad, sino vivir una vida con tranquilidad y paz interior y que lo demás llegue como consecuencia y no como un propósito.

15. ¿Es difícil perdonar? ¿Cómo se puede perdonar y por qué hacerlo para vivir saludablemente?
-Es difícil perdonar cuando dejamos que sea la voz del ego la que determine nuestras acciones.  Cuando acallamos esa voz y escuchamos la voz del espíritu santo, nuestra verdadera voz interior o como la quieras llamar, perdonar se convierte en un estilo de vida.  Porque todos los días debemos perdonar.  Por eso considero que “la herramienta más poderosa es el perdón”.

16. ¿Samuel cómo podría ayudar tu historia a quienes sufren injusticias y pasan por dificultades para que alguien crea su historia?
-De alguna manera, mi historia toca el corazón de otros al decirles que no están solos.  Que todos tenemos problemas, pero lo más importante que podemos salir a flote y victoriosos a pesar de sentir que tenemos el lodo sobre nuestros ojos.  Mi libro, que es además mi historia, abre puertas de reflexión alrededor de otros temas para que aprendamos a valorar las pequeñas cosas de la vida que a veces pasamos por alto.

17. ¿Cómo ha sido el proceso de reconciliación con tus hijas principalmente, ya que a ellas les dedicas el libro?
-Tengo la fe y la serenidad para esperar los tiempos que Dios me tiene preparado para el momento en que pueda decirles nuevamente cuanto las amo.  Cuando conozcan la verdad detrás de la manipulación, yo estaré esperándolas con los brazos abiertos y mi corazón, alma y espíritu dispuesto para ellas. 

18. ¿Qué futuros proyectos tienes para contarnos, Samuel?
Además de estar desarrollando charlas y seminarios de contenido social, estamos evaluando varios proyectos para llevar MI NOMBRE ES COLOMBIA a la pantalla.  Antes de finalizar el año 2013 espero también poder ofrecer mi segundo libro y también mi segunda entrevista a María Publishing.

19. ¿Samuel qué mensaje final tienes acerca de la reconciliación en Colombia?
-Colombia es un país con heridas abiertas y muy grandes.  Hablamos de reconciliación cuando nos referimos a esa paz que tanto anhelamos y la posibilidad de estrechar las manos de nuestros enemigos.  Sin embargo, aunque existe un gran espíritu de paz de parte de todos los colombianos que estamos cansados con la guerra, ésta no va a llegar solamente con abandonar las armas, si seguimos viendo desangrar al país por la corrupción, que genera quizá más y más desigualdad y una inmensa injusticia social.

Samuel muchas gracias por contarnos tu historia que al final es una historia de vida, de la cual podríamos sacar muchas enseñanzas para la reconciliación y llevar una vida plena. También, me sentí complacida de tener mi primer compatriota en este set de entrevistas. Por supuesto que en María Publishing estaremos esperando esa segunda entrevista que nos darás cando salga “Mi Nombre es Colombia” en pantalla.

Samuel, te deseo muchas bendiciones en tu vida personal y profesional. Que el Dios Todopoderoso te siga guiando y ayudándote a sembrar semillas de perdón.

María Publishing.

Barranquilla, Mayo 17 de 2013


Fuente: Entrevista a Samuel Celis Rueda
Fotografía: Samuel Celis Rueda



[1] Santa Biblia (NVI) Nueva versión Internacional de la Biblia.