Subscribe:

lunes, 30 de diciembre de 2013

Sección Ventana al Alba: Sueños

Hacia el Sol: Valeria Franco
Link:http://www.artelista.com/obra/7262376822285419-hacia-el-sol.html
Por María Del Carmen Sosa SierraUn día como hoy, 31 de diciembre de 2013, la mayoría de nosotros estamos tentados, ya sea por la fuerza de la costumbre o por simple lógica humana, a evaluar el resultado de nuestras acciones durante este año que ya parece entregar sus brazos a la eternidad. Muchas de estas cavilaciones nos dejan un poco nostálgicos, otras nos llevan a exhalar un grito de victoria cada vez que recordamos algún triunfo alcanzado o algún sueño cumplido; pero qué de aquellos sueños e ilusiones que permanecen en la penumbra, a quienes no osaríamos despertarlos ni por un segundo, ya que ensombrecerían nuestra alma…Parecen tan lejanos que da miedo pensar en alcanzarlos, pues con el tiempo se han hecho muy traviesos, muy costosos y demasiado halagüeños.

Entonces, al cerrar el viejo baúl de los recuerdos, un sonido nos hace estremecer y es la voz de nuestra consciencia, quien nos dice que todavía hay tiempo en el tren de la vida, que la muerte misma es aquella en la que, a la edad que tengamos, ya no existen sueños para cumplir ni montañas que conquistar y el mismo intento de alcanzarlos, sólo podría redundar en bienestar para el alma y la dicha de estar vivos a cualquier edad y en cualquier estación de nuestras vidas. Por esta razón, decidí escoger para la  sección de esta semana una poesía inédita de la escritora argentina Marilú Ferro titula: Sueños.

A continuación este medio relato medio poesía, en la que Marilú acierta en describir cada uno de sus sueños, sus características y los que quiere mantener con ella para trabajar y poder alcanzarlos, pero si se dan cuenta: ella no deja que su baúl se quede vacío y sin elementos que atesorar a lo largo de los trescientos sesenta y cinco días y un cuarto de este nuevo año, a quien le damos la bienvenida como se le da a un recién nacido y se le acaricia, esperando que la dicha lo llene y la fortuna lo tiemple. No obstante, sabemos que ese bebé tendrá que afrontar pruebas, las mismas mínimas, pero desafíos al fin, si quiere sobrevivir en la maraña de este mundo, pero como él es fuerte y decidido, sabemos que podrá sortearlos porque lleva consigo una consigna: quiero vivir hasta cumplir todos los sueños que llevo en mi pecho. Cumplirlos es cosa de niños. Mis mejores deseos para este venturoso año mis queridos seguidores y que siempre estemos dispuestos a evaluar qué sueños merecen vivir y asirlos a nuestro pecho en este año, a fin de llevarlos con nosotros y hacerlos realidad.



SUEÑOS
Marilú Ferro

Me levanté decidida a reunir a mis sueños por cumplir. Firme y resuelta. 
Supe que no sería tarea fácil, pero igual la emprendí.
Así ocurrió que a algunos tuve que correrlos hasta atraparlos. 
Otros, en cambio, acudieron solos a mi lado, quizás por costumbre.
Otros saltaban de alegría por volver a ser mirados, mientras yo hacía un esfuerzo tremendo por reconocerlos.
Otros se pusieron de punta en blanco, como para una fiesta.
Ahí recordé que son todos diferentes y tienen distinto carácter y no porque ellos lo hayan decidido, tal vez sea porque a algunos los fui modelando con más dedicación. 
Los conozco y los comprendo a todos.
Tengo uno que se me va de las manos enseguida cuando no le presto atención ni le sonrío.
Tengo otro que se esconde detrás de mi sombra y solo aparece cuando busco el sol bien alto sobre mi frente (y me recuerda que así estaba puesto el sol en el momento en que nací).
Tengo otro que es preguntón y lanzado, que se presenta contundente y ruidoso, mostrándome que a veces hay que exponerse para mostrar nuestra presencia al mundo.
Tengo también un recién nacido, que necesita para crecer de mi tiempo, energía y amor.
Tengo los sueños compartidos, esos que deseo para quienes amo, y que tienen las caras, las sonrisas y el color de sus protagonistas.
Tengo un sueño radiante que, con voz melodiosa, me susurra palabras de todo tipo y no se detiene hasta ser escuchado. 
Entonces los senté a todos frente a mí. Los miré largamente a los ojos y acepté lo inevitable: los que ya no serán se fueron diluyendo ante mis ojos y pude despedirme de ellos.
Y fueron quedando solamente los posibles, los que son para mí, los que yo quiero. Con sus atuendos, sus herramientas, sus voces, su coraje y ganas de vivir.
Cada uno de ellos, agradecido, besó mi mano antes de volver a su sitio dentro de mi alma.
Y yo volví a ser feliz en la promesa de trabajar por ellos.

Mis mejores deseos para Marilú en este año 2014 y que sus sueños se hagan realidad como escritora y como persona que ha luchado infatigable por ellos a lo largo de estos años y que no descansará hasta hacerlos realidad, aunque el estar aquí en este día compartiendo con nosotros ya es una prueba que su proyecto de escritora esta andando hace rato y la rueda no parará. Siempre serás bienvenida Marilú con tus escritos a María Publishing. ¡Felicidades!

Muchas gracias queridos seguidores y a no dejarse morir en el intento por alcanzar tus sueños. Un abrazo y gracias mil por acompañarme en este proyecto que parecía tan ilusorio a lo largo de estos años pero miren: ¡ustedes han contribuido a que  se haga realidad! Feliz año nuevo y un próspero 2014.

María Publishing


Barranquilla, 31 de diciembre de 2013

Fuente: Escrito de Marilú Ferro
Imagen enviada por Marilú Ferro: Hacia el sol, de la artista Valeria Franco

martes, 17 de diciembre de 2013

Sección Ventana al Alba: Mi Madrina Catalina

Ilustración envidada por María Fernanda Macimiani
Por María del Carmen Sosa Sierra
En esta oportunidad quiero compartir con los seguidores de María Publishing, un corto pero hermoso poema de la escritora argentina, María Fernanda Macimiani. Se trata de Mi Madrina Catalina, en la que María Fernanda nos insta a no dejar olvidado el espíritu de la navidad. Esta tiempo de agasajos, novenas, guirnaldas, regalos, cenas sin fin, visitas de amigos y familiares, buenos deseos etc., resultan muy especial y contagiosa; tanto que el comercio hace su agosto y todos nosotros en algún momento pretendemos que a través del espíritu de la navidad se resuelvan muchas de las cosas que quedaron pendiente en el año o que podamos alcanzar las metas que anhelamos asir con nuestras manos. Y no hay nada de malo para ello, es mágico pensar que nuestros deseos se harán realidad para el próximo año si miramos a la estrella de la navidad. De niña, permanecía largo tiempo observando el cielo hasta hallar evidencia de la estrella de la navidad para pedir mis deseos…Y con el tiempo, he notado que muchos de ellos se hicieron realidad, otros aun siguen en espera pero como Catalina, mi madrina continuo cada día tejiendo sueños, guirnaldas de amor y un toque de esperanza e ilusión. ¡Qué el espíritu de Catalina reine durante todo el año y nunca dejemos de tejer esos sueños que anhelamos hacer realidad!

Mi madrina Catalina (Poesía)[1]
María Fernanda Macimiani©

Catalina mi madrina
es un ser particular.
Pura risa que te hechiza
Catalina es especial.

Artesana habilidosa
mil colores borda y más.
Catalina muy graciosa
 sólo da felicidad.

Como niña ella recorta
pliega trozos de cristal.
Farolitos bellos hace
para esta navidad.

Ella trenza mi cabello
espiguitas de ilusión.
Ella pinta de alegría
profundo mi corazón.

Ya no encuentro
los chinitos
que hiciste para adornar
mi arbolito
aquel diciembre
en la casa de mamá.

Catalina mi madrina
¿Dónde fuiste a descansar?
¿Escondida en una estrella?
¿En la luna o en el mar?


Muchas gracias a María Fernanda Macimiani por compartir con María Publishing y sus seguidores este bello poema y le deseamos muchos éxitos en su labor como directora de la revista digital Léeme un Cuento y su esfuerzo por difundir la literatura infantil y juvenil en su país y ene l mundo.

Barranquilla, 17 de diciembre de 2013





[1] Publicados en el año 2012 por Enigma Editores en la Antología de cuentos y poemas infantiles “A la hora de la siesta” Magia y Rebeldía.

lunes, 9 de diciembre de 2013

Un paseo por el Valle de Antón (Panamá) y honores del IPT El Valle para la escritora barranquillera María del Carmen Sosa Sierra. ¡Una experiencia inolvidable!



En el IPT El Valle
Por María del Carmen Sosa Sierra
Pocas veces me resulta un tanto forzoso preparar una nota como las que suelo publicar desde este blog para los seguidores de María Publishing. Quizás, esto se debe a que en esta ocasión se trata de una nota en la que me veo involucrada directamente y de entrevistadora paso a ser entrevistada y más aún, estoy recibiendo honores de un puñado de muchachos y docentes maravillosos, interesados en compartir mis experiencias como docente y escritora tanto en el área financiera como en el ámbito literario.

El pasado 24 de octubre de 2013, la Providencia  y de la mano de un grupo de amigos encabezados por la profesora Rosa Amelia Córdoba y el profesor Eliécer Escudero-Subdirector Técnico administrativo de una institución educativa insigne de Panamá, como lo es el IPT El Valle ubicado en el paradisiaco Valle de Antón, coordinaron un conversatorio entre los jóvenes de la institución de educación de Pre-media y Media. Especializada en programas de Bachiller en Comercio con énfasis en Administración de Servicios Turísticos y Bachiller en Comercio con Énfasis en Mercadeo y Publicidad.


Con los directivos del IPT El Valle y Rosa Amelia Córdoba
El evento del que les hablo se celebró en las instalaciones del Instituto Profesional y Técnico El Valle –IPT, ubicado específicamente en la Provincia de Coclé, Distrito de Antón, Corregimiento el Valle, Barrio El Hato del hermano país de Panamá. Y digo que Panamá se lucio como país anfitrión para este ocasión y para todas las actividades que fueron programadas por la profesora Rosa Amelia Córdoba Castillo, Supervisora de Educación Media, Español, Dirección regional de educación de Panamá Oeste. La hospitalidad y el cariño de las personas con las que compartí, me hicieron sentir como en casa y de allí comprendí que la hermandad no tiene fronteras ni se sujeta a luchas políticas, económicas y religiosas. Todo lo contrario, trasciende como lo hace la naturaleza y deja un huella imborrable en los corazones de los hombres. Panamá y su gente, en especial los chicos del IPT dejaron una marca iinolvidable en mi mente y en mi corazón.

Montaña de la India Dormida
En verdad, debo reconocer que al caminar por las calles estrechas y adoquinadas del Valle de Antón, me sentí transportada a las épocas coloniales cuando los conquistadores españoles pisaron el suelo de América. El Valle de Antón, pese a la presencia de un cada vez mayor número de turistas de diferentes países, permanece casi inalterable con su verdor exuberante, sus ríos cristalinos, cascadas y fuentes termales calurosas y medicinales; no es oculto que el Valle de Antón está asentado en el cráter de un volcán, situado a más de 600 metros a nivel del mar y cuenta además, con cerros y montañas mágicas donde sobreviven
leyendas como la de la India Dormida. En suma, el olor a vida se regaba por doquier aquel día y aunque llovía a cantaros, pude experimentar la grandeza del suelo americano y no me sentí ajena ni advenediza, sino que hacia parte de la madre tierra, era y soy una parte de un complejo sistema que llaman vida, universo, naturaleza, ecosistema, etc., y que al armonizarnos con la naturaleza misma, afirmamos que todos somos hermanos.

Jóvenes del IPT El Valle
Bueno después de este paréntesis, volvamos al conversatorio con los chicos, chicas y docentes del IPT El Valle, quienes de manera juiciosa y respetuosa me dieron las bienvenida como una escritora famosa, aunque apenas empiezo a despegar en el mundo literario, por lo menos en el ámbito de la edición y publicación pese a mis casi veinte años escribiendo en el silencio. Las preguntas fueron fluyendo e iban entre cómo me inicié en el mundo de las letras, cuáles fueron mis principales obstáculos para llegar a alcanzar mis sueños como escritora y cómo los superé, cuál es mi obra más importante y por qué, en qué me inspiro al momento de escribir y qué consejo les daba a los muchachos para triunfar en la vida. La respuesta no se hizo esperar, perseverar y luchar hasta que hagas tus sueños realidad sin importar los obstáculos y piedras que encontrarás en el camino… Y de acuerdo con la especialidad que estudian en el IPT, sería bueno emprender sus propios negocios con modelos de negocios que satisfagan las necesidades de la población y el entorno que los rodea.

Entrega de diploma con el profesor Eliécer Escudero
Llegó el momento de la despedida y me di cuenta que el conversatorio había pasado más de la hora señalada, pero los chicos estaban cómodos y yo estaba más contenta con ellos, porque esa es la razón por la que escogí ser escritora: deseo compartir mis experiencias y dejarme seducir por el embrujo de la vida y del compañerismo que acarrea el darte cuenta que todos nacemos con un propósito pero necesitamos siempre de otro para comunicar y compartir lo que atesoramos en nuestros corazones. La literatura y la docencia, me han permitido esta maravillosa experiencia.

También, quedé sorprendida de cuánta dedicación y cariño desplegaron las profesoras que coordinaron el evento, al preparar un mural con mis obras y las entrevistas realizadas desde el blog de María Publishing. Luego, observé el diploma de reconocimiento otorgado por el plantel para este conversatorio y el símbolo del Valle de Antón, un colibrí hermoso hecho en madera por los hábiles artesanos del Valle de Antón.

Lo más emocionante fue el tomar la foto de rigor, junto a la bandera del hermano país de Panamá y del IPT El Valle, quien cual mecenas daba acogida y respaldo a una escritora extranjera pero no advenediza, porque cuando nos unimos con el lenguaje universal de los pueblos, la hermandad aflora y no somos desconocidos, sino simplemente hermanos y caminantes de la vida.

Algunos docentes asistentes al evento
Las lágrimas estuvieron a punto de rodar por la emoción pero no lo hicieron, porque sabían que no era tiempo de llorar así sea de emoción, sino de disfrutar a plenitud de la vida que brota de compartir con nuestros hermanos sobre nuestros sueños y destino. Por esta razón, me comprometí a dejar por escrito en mi próxima obra los nombres de los docentes y los cuarenta jovencitos que participaron en este conversatorio, que será de los tantos que realizaré a futuro, pero éste encuentro nunca podré olvidarlo porque desde la sencillez de sus almas me entregaron su aprecio y admiración sin importar el éxito de mis obras o la fama que me acompaña. A continuación esta es la lista de estos grandes admiradores que llevaré siempre en mi corazón.


Director del Plantel: Profesor Edgar Fábrega.
Con el profesor Eliécer Escudero
Comisión Organizadora: Profesor Eliécer Escudero.
Profesores del departamento de Español del plantel: Yulissa Bonilla (coordinadora), Indira Acevedo, Mayari de Jaén, Azárela O de Agrazal, Abigail A. De vega y Fredesvinda Camargo.
Profesora Magalys Arquiñez
Los cuarenta estudiantes participantes: Juan Moran,
Jóvenes y docentes del IPT El Valle
Helen Martínez, Kairo Muñoz, Sara Bertaccini, Magali Arquiñez, Carlos Bernal, Sofía Domínguez, Valerie Muñoz, Luz Belys Sánchez, Isac Coronado, Yurisbeth Gil, David Soto, Anel Ramírez, Melanie Castillo, Abigail Cornejo, Valerie Miranda, Emilcel Abrego, Ana Gabriela Rodríguez, Eidan Melgar, Jaqueline Muñoz, Kevin González, Mirta Rodríguez, Alexandra Cherigo, Teófilo Rodríguez, Sobeida Rivas, Gustavo Espinoza, Tomás Arauz, Santiago Rodríguez, Yohana Alvarado, Brenda Rodríguez, Manuel Jipson, Aurelio Santana, Madelin Tiban, Ana Bel Santana, Yorlenis Torres, Randy Muñoz, Diana Sánchez, Casiano Segundo, Irvin Rivas.
A la salida en el IPT El Valle



Creo que debí dejarme llevar por la musa de la escritura para dejar por escrito, mi agradecimiento por siempre a estas personas quienes me dieron un bello recuerdo de sus vidas, me recordaron mi destino y la razón por la que aún, sigo venciendo mis temores y dificultades para llegar a eso que llaman éxito, pero pienso que el éxito no lo conseguiría jamás, si no logro disfrutar y capitalizar experiencias tan enriquecedoras y valiosas como las que compartí con mis hermanos del Valle de Antón.


Mural insigne del Valle de Antón



Hasta una próxima oportunidad y les recomiendo en sus itinerarios de viajes para las vacaciones visiten el Valle de Antón y sus maravillosas fuentes termales, adquieran sus artesanías y contemplen ese hermoso paraíso desde la montaña mágica de la India Dormida, entre otros lugares esplendorosos donde la naturaleza da muestra de su imponencia y permanencia en el tiempo.
En el puesto de artesanías 
Lo importante es que en el Valle de Antón, encontrarás a muchas personas que te harán sentir como en casa y te recuerdan que todos somos hermanos sin importar nuestros rasgos ni condiciones sociales. El mundo es uno, somos unos, somos vida.

Con Rosa Amelia Córdoba en el mercado de Artesanías del Valle de Antón
¡Muchas gracias Panamá! ¡Muchas gracias docentes y jóvenes del IPT El Valle! ¡Muchas gracias Valle de Antón!

María del Carmen Sosa Sierra

Barranquilla, 2 de diciembre de 2013.




Nota: Foto del Valle Antón y de la India Dormida enviada por el profesor Eliécer Escudero