Subscribe:

lunes, 9 de diciembre de 2013

Un paseo por el Valle de Antón (Panamá) y honores del IPT El Valle para la escritora barranquillera María del Carmen Sosa Sierra. ¡Una experiencia inolvidable!



En el IPT El Valle
Por María del Carmen Sosa Sierra
Pocas veces me resulta un tanto forzoso preparar una nota como las que suelo publicar desde este blog para los seguidores de María Publishing. Quizás, esto se debe a que en esta ocasión se trata de una nota en la que me veo involucrada directamente y de entrevistadora paso a ser entrevistada y más aún, estoy recibiendo honores de un puñado de muchachos y docentes maravillosos, interesados en compartir mis experiencias como docente y escritora tanto en el área financiera como en el ámbito literario.

El pasado 24 de octubre de 2013, la Providencia  y de la mano de un grupo de amigos encabezados por la profesora Rosa Amelia Córdoba y el profesor Eliécer Escudero-Subdirector Técnico administrativo de una institución educativa insigne de Panamá, como lo es el IPT El Valle ubicado en el paradisiaco Valle de Antón, coordinaron un conversatorio entre los jóvenes de la institución de educación de Pre-media y Media. Especializada en programas de Bachiller en Comercio con énfasis en Administración de Servicios Turísticos y Bachiller en Comercio con Énfasis en Mercadeo y Publicidad.


Con los directivos del IPT El Valle y Rosa Amelia Córdoba
El evento del que les hablo se celebró en las instalaciones del Instituto Profesional y Técnico El Valle –IPT, ubicado específicamente en la Provincia de Coclé, Distrito de Antón, Corregimiento el Valle, Barrio El Hato del hermano país de Panamá. Y digo que Panamá se lucio como país anfitrión para este ocasión y para todas las actividades que fueron programadas por la profesora Rosa Amelia Córdoba Castillo, Supervisora de Educación Media, Español, Dirección regional de educación de Panamá Oeste. La hospitalidad y el cariño de las personas con las que compartí, me hicieron sentir como en casa y de allí comprendí que la hermandad no tiene fronteras ni se sujeta a luchas políticas, económicas y religiosas. Todo lo contrario, trasciende como lo hace la naturaleza y deja un huella imborrable en los corazones de los hombres. Panamá y su gente, en especial los chicos del IPT dejaron una marca iinolvidable en mi mente y en mi corazón.

Montaña de la India Dormida
En verdad, debo reconocer que al caminar por las calles estrechas y adoquinadas del Valle de Antón, me sentí transportada a las épocas coloniales cuando los conquistadores españoles pisaron el suelo de América. El Valle de Antón, pese a la presencia de un cada vez mayor número de turistas de diferentes países, permanece casi inalterable con su verdor exuberante, sus ríos cristalinos, cascadas y fuentes termales calurosas y medicinales; no es oculto que el Valle de Antón está asentado en el cráter de un volcán, situado a más de 600 metros a nivel del mar y cuenta además, con cerros y montañas mágicas donde sobreviven
leyendas como la de la India Dormida. En suma, el olor a vida se regaba por doquier aquel día y aunque llovía a cantaros, pude experimentar la grandeza del suelo americano y no me sentí ajena ni advenediza, sino que hacia parte de la madre tierra, era y soy una parte de un complejo sistema que llaman vida, universo, naturaleza, ecosistema, etc., y que al armonizarnos con la naturaleza misma, afirmamos que todos somos hermanos.

Jóvenes del IPT El Valle
Bueno después de este paréntesis, volvamos al conversatorio con los chicos, chicas y docentes del IPT El Valle, quienes de manera juiciosa y respetuosa me dieron las bienvenida como una escritora famosa, aunque apenas empiezo a despegar en el mundo literario, por lo menos en el ámbito de la edición y publicación pese a mis casi veinte años escribiendo en el silencio. Las preguntas fueron fluyendo e iban entre cómo me inicié en el mundo de las letras, cuáles fueron mis principales obstáculos para llegar a alcanzar mis sueños como escritora y cómo los superé, cuál es mi obra más importante y por qué, en qué me inspiro al momento de escribir y qué consejo les daba a los muchachos para triunfar en la vida. La respuesta no se hizo esperar, perseverar y luchar hasta que hagas tus sueños realidad sin importar los obstáculos y piedras que encontrarás en el camino… Y de acuerdo con la especialidad que estudian en el IPT, sería bueno emprender sus propios negocios con modelos de negocios que satisfagan las necesidades de la población y el entorno que los rodea.

Entrega de diploma con el profesor Eliécer Escudero
Llegó el momento de la despedida y me di cuenta que el conversatorio había pasado más de la hora señalada, pero los chicos estaban cómodos y yo estaba más contenta con ellos, porque esa es la razón por la que escogí ser escritora: deseo compartir mis experiencias y dejarme seducir por el embrujo de la vida y del compañerismo que acarrea el darte cuenta que todos nacemos con un propósito pero necesitamos siempre de otro para comunicar y compartir lo que atesoramos en nuestros corazones. La literatura y la docencia, me han permitido esta maravillosa experiencia.

También, quedé sorprendida de cuánta dedicación y cariño desplegaron las profesoras que coordinaron el evento, al preparar un mural con mis obras y las entrevistas realizadas desde el blog de María Publishing. Luego, observé el diploma de reconocimiento otorgado por el plantel para este conversatorio y el símbolo del Valle de Antón, un colibrí hermoso hecho en madera por los hábiles artesanos del Valle de Antón.

Lo más emocionante fue el tomar la foto de rigor, junto a la bandera del hermano país de Panamá y del IPT El Valle, quien cual mecenas daba acogida y respaldo a una escritora extranjera pero no advenediza, porque cuando nos unimos con el lenguaje universal de los pueblos, la hermandad aflora y no somos desconocidos, sino simplemente hermanos y caminantes de la vida.

Algunos docentes asistentes al evento
Las lágrimas estuvieron a punto de rodar por la emoción pero no lo hicieron, porque sabían que no era tiempo de llorar así sea de emoción, sino de disfrutar a plenitud de la vida que brota de compartir con nuestros hermanos sobre nuestros sueños y destino. Por esta razón, me comprometí a dejar por escrito en mi próxima obra los nombres de los docentes y los cuarenta jovencitos que participaron en este conversatorio, que será de los tantos que realizaré a futuro, pero éste encuentro nunca podré olvidarlo porque desde la sencillez de sus almas me entregaron su aprecio y admiración sin importar el éxito de mis obras o la fama que me acompaña. A continuación esta es la lista de estos grandes admiradores que llevaré siempre en mi corazón.


Director del Plantel: Profesor Edgar Fábrega.
Con el profesor Eliécer Escudero
Comisión Organizadora: Profesor Eliécer Escudero.
Profesores del departamento de Español del plantel: Yulissa Bonilla (coordinadora), Indira Acevedo, Mayari de Jaén, Azárela O de Agrazal, Abigail A. De vega y Fredesvinda Camargo.
Profesora Magalys Arquiñez
Los cuarenta estudiantes participantes: Juan Moran,
Jóvenes y docentes del IPT El Valle
Helen Martínez, Kairo Muñoz, Sara Bertaccini, Magali Arquiñez, Carlos Bernal, Sofía Domínguez, Valerie Muñoz, Luz Belys Sánchez, Isac Coronado, Yurisbeth Gil, David Soto, Anel Ramírez, Melanie Castillo, Abigail Cornejo, Valerie Miranda, Emilcel Abrego, Ana Gabriela Rodríguez, Eidan Melgar, Jaqueline Muñoz, Kevin González, Mirta Rodríguez, Alexandra Cherigo, Teófilo Rodríguez, Sobeida Rivas, Gustavo Espinoza, Tomás Arauz, Santiago Rodríguez, Yohana Alvarado, Brenda Rodríguez, Manuel Jipson, Aurelio Santana, Madelin Tiban, Ana Bel Santana, Yorlenis Torres, Randy Muñoz, Diana Sánchez, Casiano Segundo, Irvin Rivas.
A la salida en el IPT El Valle



Creo que debí dejarme llevar por la musa de la escritura para dejar por escrito, mi agradecimiento por siempre a estas personas quienes me dieron un bello recuerdo de sus vidas, me recordaron mi destino y la razón por la que aún, sigo venciendo mis temores y dificultades para llegar a eso que llaman éxito, pero pienso que el éxito no lo conseguiría jamás, si no logro disfrutar y capitalizar experiencias tan enriquecedoras y valiosas como las que compartí con mis hermanos del Valle de Antón.


Mural insigne del Valle de Antón



Hasta una próxima oportunidad y les recomiendo en sus itinerarios de viajes para las vacaciones visiten el Valle de Antón y sus maravillosas fuentes termales, adquieran sus artesanías y contemplen ese hermoso paraíso desde la montaña mágica de la India Dormida, entre otros lugares esplendorosos donde la naturaleza da muestra de su imponencia y permanencia en el tiempo.
En el puesto de artesanías 
Lo importante es que en el Valle de Antón, encontrarás a muchas personas que te harán sentir como en casa y te recuerdan que todos somos hermanos sin importar nuestros rasgos ni condiciones sociales. El mundo es uno, somos unos, somos vida.

Con Rosa Amelia Córdoba en el mercado de Artesanías del Valle de Antón
¡Muchas gracias Panamá! ¡Muchas gracias docentes y jóvenes del IPT El Valle! ¡Muchas gracias Valle de Antón!

María del Carmen Sosa Sierra

Barranquilla, 2 de diciembre de 2013.




Nota: Foto del Valle Antón y de la India Dormida enviada por el profesor Eliécer Escudero

2 comentarios:

Laura Miranda dijo...

Mi Estimada María... Te felicito por el reconocimiento que te brindaron como bien lo escribiste vos "todos nacemos con un propósito pero necesitamos siempre de otro para comunicar y compartir lo que atesoramos en nuestros corazones"... Y creo que esto que te sucedió es una forma de justicia ante tu perseverancia, tus años de escritura en silencio y el tesón con el que a diario emprendes tus proyectos. Aprovecho la oportunidad para felicitarte también...ya que personas como vos, además de inspirarme respeto y aprecio, me inspiran como ejemplos de vida... Saludos desde Mendoza, Argentina.

Maria del Carmen Sosa Sierra dijo...

Mi querida Laura...Se me agotan las palabras de agradecimiento por tan nobles palabras y creo que yo soy la honrada si vos hallas en mí trabajo de escritora y educadora un motivo de inspiración para tu vida. Estoy convencida de que la alta motivación, constancia y claridad sobre tus metas, te llevarán muy seguramente al puerto donde quieres llegar. Qué sea el 2014 un año lleno de muchos desafíos para sobrepasar pero también, un año lleno de muchas más satisfacciones como las que mereces tú. Un abrazo inmenso y aprecio de igual manera tu aprecio y cariño. Es un tesoro encontrarte. ¡Muchas gracias!

Publicar un comentario