Subscribe:

jueves, 20 de septiembre de 2012

María Publishing impulsa el respeto por los derechos de los niños

Una niña inocente, llena de sueños y muy feliz

Una de las razones por las que decidí convertir a María Publishing en una tribuna de opinión, es la de crear un espacio amplio, apolítico, pero respetuoso y tolerante con los valores que fundamentan nuestra sociedad. De tal manera, que todos los seguidores de este espacio pudiésemos compartir nuestras apreciaciones y sentar un punto de partida para la construcción de una nueva Colombia, libre de atropellos, igualitaria y plena de oportunidades para cada uno de sus hijos.

No sé si estas metas se han cumplido en su totalidad, pero ese es mi sueño y quizás el de muchos Colombianos. Lo que si estoy segura, es que todos los temas tratados en este espacio han servido de acicate para impulsar nuestra actividad y convertirnos en agentes de cambio permanente aún desde las humildes posiciones que la vida nos ha entregado.

Por esta causa, quisiera tocar un tema un poco espinoso pero creo que como colombiana de bien es mi deber traer a colación, la violación reiterada que sufren nuestros niños en manos de otros compatriotas que sin dolor ni más preámbulos; dejan una huella nefasta en la vida de cientos de hermosas criaturas en el territorio nacional.

De verdad, me he visto golpeada como si el dolor fuese mío, quizás porque soy mujer y en cada mujer hay una madre en potencia. Les decía que me he visto golpeada por las últimas noticias que por radio, televisión y prensa, se han difundido con esmero y reiterado rechazo, con respecto a bebitas y bebitos ultrajados física, mental y sicológicamente por sus padres, padrastros, hermanos, madres alcahuetas, ultrajadas también y algunas veces desnaturalizadas, tíos, abuelos, amigos, vecinos y hasta  desconocidos. Todo ocurre ante la mirada silenciosa de quienes les rodea y luego las autoridades colombianas en muchos casos reaccionan de manera tardía y pasiva ante esta dura realidad.

Me pongo a pensar que hubiese sucedido si alguna persona denunciara con presteza los innumerables casos de violación reiterada a los derechos fundamentales de los niños, quienes con mirada confusa no entienden que ha pasado o por qué esos adultos los golpean, hieren, insultan y en muchas ocasiones los matan. ¿Quiénes serían en el futuro aquellos niños violentados y que no sobrevivieron a los ataques de sus castigadores? ¿Qué proyectos de vida habrían emprendido? Tal vez, serían un Luis Carlos Galán en potencia, Martha Zen, Gabriel García Márquez, Shakira o Juanes. No lo sé, pero creo que serían ciudadanos trabajadores, honrados, buenos hijos, buenos esposos o esposas, colombianos de bien.

Creo que debemos hacer una cruzada contra el maltrato y la violación reiterada del futuro de Colombia, sus niños. Abrazar todos los días a nuestros niños con una oración de gratitud al Creador por las bellas personas que nos ha regalado; inyectarles cada día de una dosis abundante de amor, respeto, protección y de guía; impulsarlos a hacer sus sueños realidad; defender sus derechos pero infundirles la necesidad de tomar partido de valores como la amistad, la honradez, el respeto, la responsabilidad, la tolerancia, etc.

Es cierto que el adagio popular dice que “de amor, nadie vive”, pero yo creo que un niño no puede vivir a plenitud si no ha sido rodeado del amor, el cariño, la admiración, la guía y el respeto de sus padres y adultos que le rodean. También conozco la situación económica y sicosocial de muchos compatriotas catalogados de infrapobres, desplazados, marginados, desempleados y demás; pero sé también, que no hay excusa para robarles a los niños su mayor activo: la vida, la alegría, las ganas de vivir, su inocencia y sus sueños.

En pleno auge del proceso de globalización mundial, del avance de las telecomunicaciones, del incremento del comercio internacional, el consumismo, y demás aspectos de la globalización económica, financiera, cultural y social; el respecto a los derechos humanos y en especial, los derechos de los niños, emerge como una necesidad imperante y avasalladora para poder seguir soñando con un futuro mejor y una sociedad más justa, equitativa y comprometida con el valor de la vida, representada en esas pequeñas criaturas que sonríen aunque no saben que sucede alrededor, que sueñan aferrados de la mano de sus padres y de la otra, aprietan con dulzura su juguete más apreciado.

Por favor ayúdanos a que este mensaje no pase nunca de moda. Ayúdanos a reflexionar sobre cómo podríamos lograr crear una barrera de protección contra la violación de los derechos y el bienestar de los niños. Convirtámonos en agentes de cambio de la Colombia del siglo XXI y actuemos con presteza contra este tipo de actos que van en contra de la misma vida y sé que nuestras generaciones venideras no los agradecerán.

De antemano, muchas gracias por tu apoyo.

María del Carmen Sosa Sierra

2 comentarios:

lokozambalajaya dijo...

En el contexto actual de la sociedad que estamos viviendo, se ha presentado gran decadencia de los valores del ser humano por ende ya no hay respeto entre adultos y niños, aun mas los niños son los mas vulnerables en todos los aspectos pues tan siendo atropeyados por un mundo glozabilazado y descomplicado que solo se piensa en el bienestar de si mismo, y no nos importa los demas por eso es la existencia de muchas doctrinas y nuevas culturas, impartiendo así un mundo que solo busca el beneficio propio, el ser humano no es solo actividad laboral , sus costumbres y valores juegan un rol importante para su preparación como persona, pero todo empieza desde la niñez, las costumbres y tradiciones que te den tus padres, entonces si mi papá me inculca valores seré capaz de difundiserlo a mis hijos.
Olga Rambal Zarza
estudiante de Lic En español y literatura UA
Invitada por : Luis Armando Rambal Rambal

Sonja Häusl-Vad dijo...

Dear Maria,
Thank you for visiting my blog. I am very happy you have found my work and you like it. I think it will be better, you write me an e-mail and I send you some more illustration and information about my work.
Thank you! My e-mail address is: sonavad(ad)seznam(dot)cz

Publicar un comentario