Subscribe:

viernes, 22 de marzo de 2013

Entrevista a Fran Nuño, escritor español de literatura infantil y juvenil


María del Carmen Sosa Sierra

En esta oportunidad, tengo el gusto de presentarles a un invitado muy especial como todos los invitados de María Publishing. Sin embargo, tengo que reconocer que cuando oí hablar de Fran Nuño y su labor como escritor, tuve el pálpito de que hallaría un socio magistral en el arte de tejedor de aventuras y de contar historias en el mágico mundo de la literatura infantil y juvenil.

Creo que mi corazonada fue acertada porque lo que Fran Nuño deja entrever en esta entrevista, es la de ser un hombre inspirado en la vida y en la magia de las palabras para deleitar a sus seguidores con lo mejor de sí y con lo que la vida misma  le regala.

Fran Nuño, vive en Sevilla, España y ha escrito más de quince libros de literatura infantil[1], numerosas poesías publicadas en antologías y revistas, dos poemarios para adultos y un manual de técnicas para animar a la lectura, entre otros escritos.

Entre sus obras se destacan: “Pies, zapatos y... zapatillas”, 2006 con la cual  consiguió ser finalista en el X Premio de Literatura infantil "Leer es vivir", del grupo Everest, y en 2008 su libro El libro del pequeño lector fue elegido por el Pacto Andaluz por el Libro para celebrar el Día de la Lectura en Andalucía. En 2009 se le concede a su obra “La hora de los relojes” una Mención Especial del Jurado en el II Premio Internacional de Poesía para Niños Ciudad de Orihuela[2].

Veamos qué dijo Fran Nuño a las preguntas de María Publishing:



1.     Fran, me gustaría que le contaras al público de Colombia y Latinoamérica que nos sigue en María Publishing, quién es Fran Nuño, a qué te dedicas, y por qué cosa eres mejor conocido.

Bien, me dedico sobre todo a la literatura infantil-juvenil, como autor y dinamizador cultural. No obstante, toda mi vida profesional gira en general alrededor del mundo del libro, pues también realizo labores de editor y soy propietario de una pequeña librería en Sevilla (España). Pero, como digo, mi labor principal, y por la que se me conoce más, es la de escritor de literatura infantil-juvenil.



2.     Ya que la poesía ocupa un lugar especial en tu vida, coméntanos en qué te inspiras, Fran, para escribir tus versos y cuál es tu poemario más querido, aunque para un escritor todas sus obras son algo especial.

Sí, la poesía ocupa un lugar muy especial en mi producción literaria. Me inspiro sobre todo en aspectos cotidianos de la vida, en el día a día, en la ciudad, el hogar… De hecho, puedo decir que toda mi obra, en cualquier género, tiene que ver, de una manera u otra, con esos temas. Mi poemario más querido hasta la fecha es La hora de los relojes (Ed. Faktoría K de Libros. Grupo Kalandraka, 2011), pues significó un punto de inflexión en mi carrera y con él tuve la oportunidad de conocer al ilustrador Enrique Quevedo, con el que sigo trabajando en otros proyectos, pues hemos formado un tándem literario-artístico.


3.     En tu obra La hora de los relojes, galardonada con una Mención Especial del Jurado en el II Premio de Ciudad de Orihuela de poesía para niños, ¿cómo le das vida a los relojes, en qué se parecen cada uno de estos personajes a los humanos, cuál es el mensaje central?

La hora de los relojes
Siempre me han gustado mucho los relojes y eso hizo que un buen día se me fueran ocurriendo un buen número de poemas dedicados al mundo de estos medidores del tiempo. Si nos fijamos bien, quizás podamos encontrar muchos aspectos de nuestro comportamiento a través de los objetos que nos rodean y los relojes dan mucho juego para ello. No obstante, al escribir esos poemas no tuve ninguna pretensión en transmitir un mensaje en concreto, simplemente quise que el lector se divirtiera y que descubriera todo el juego que se le puede sacar a un mismo objeto a través de la poesía.


 4.     Fran, en tu página web vi que ejerces un gran impulso a la lectura en colegios y otros espacios culturales. ¿Qué podrías recomendarles a los padres sobre esto, a fin de incentivar este bello hábito en los niños?



Manual de técnicas para la animación a la lectura
Precisamente ahora estoy ultimando un manual sobre este tema, es decir, un libro para ofrecer ideas prácticas a los padres para que fomenten la lectura en sus hijos. En tal libro, aporto consejos, juegos, ideas, microcuentos, poemas, teatro… Y mi recomendación en esta entrevista es que los padres deben tener mucha paciencia y nunca arrojar la toalla. Eso sí, deben interesarse por saber cuáles pueden ser esas “técnicas” ideales para que los más jóvenes de la casa se acerquen con entusiasmo a los libros. El título del manual del que te hablo y que llegará a lo largo de abril y mayo tanto a las librerías españolas como americanas es Ideas prácticas para animar a la lectura desde casa (Ed. Berenice. Grupo Almuzara). Ya hace tres años publiqué otro enfocado sobre todo a educadores bajo el título de Manual de técnicas de animación a la lectura, también publicado por Berenice. Gracias a la buena aceptación que tuvo este manual, me embarqué hace un año en la escritura del nuevo.


    5.     Qué obras les recomendarías a ellos para que se las lean a sus hijos.

Pues les recomendaría que lean sobre todo cuentos y poemas, álbumes ilustrados... Afortunadamente, hoy en día hay una gran producción de libros infantiles y si se dejan aconsejar por profesionales en la materia (mediadores, libreros, dinamizadores…) pueden hallar verdaderas joyas con las que disfrutarán ellos y, sobre todo, sus hijos.


6.     Qué mensajes tienes para los niños con respecto a la lectura.

Siempre les suelo recomendar que busquen, que prueben libros, porque estoy seguro que hay muchos que les están esperando y con los que van a disfrutar muchísimo. Simplemente tienen que visitar bibliotecas, librerías… para buscarlos y dar con ellos.


7.     Fran, si una fuerza poderosa te diera el poder de cambiar algo en el mundo, ¿qué harías tú?, ¿qué cambiarías?

Lo que haría sería eliminar esos aspectos negativos que afloran en muchos seres humanos (egoísmo, envidia, crueldad… y tantos otros) que hacen que el mundo funcione con tantas injusticias. Creo que de esa manera se solucionarían todos los problemas que tenemos en el planeta. Por supuesto, es una total utopía.


8.     Fran, ¿cuál es tu fórmula para hallar el equilibrio en la vida o según tú, dónde está la fuente de la felicidad, en qué te fundamentas para ser feliz?

Bien, para empezar, no creo que en la vida se pueda ser feliz. Eso sí, hay personas que tienen una vida mucho más fácil que otras, eso es obvio. Pero si uno mira a su alrededor, no creo que haya razones para ser feliz. No obstante, estoy totalmente en desacuerdo en relacionar la felicidad con las inmensas fortunas, mansiones, grandes viajes, coches, yates, etc… Si de alguna manera podemos llegar a conocer en nuestra vida la “felicidad”, pienso que ésta está en las pequeñas cosas, en los pequeños placeres que podemos sentir en nuestro vivir cotidiano. Mínimas gotas, nada más. Un libro que habla sobre este tema y que siempre me gusta recomendar al público adulto es El primer trago de cerveza y otros pequeños placeres de la vida, de Philippe Delerm (Ed. Tusquets). También, del mismo autor, hay versiones para niños, Está bien y Sigue estando bien (Ed. Edelvives)


9.     Fran, ¿qué sabes de Colombia? ¿Qué autor colombiano te gusta más?

Nunca he estado en Colombia, pero me atrae mucho su literatura. Soy un gran seguidor de García Márquez, su novela El amor en los tiempos del cólera está entre mis libros favoritos de todos los que he leído en mi vida. Y un autor de literatura infantil-juvenil que me parece fundamental es el también colombiano Jairo Aníbal Niño, fallecido en 2010. Su libro La alegría del querer me parece una verdadera joya de la poesía.


10. Coméntanos alguna experiencia que haya marcado tu vida como escritor.

Las experiencias que más me marcan son las que vivo con mis lectores. Afortunadamente tengo ya una buena colección y una de las últimas es la que viví recientemente en unos grandes almacenes, cuando de repente se me acercó un padre diciéndome que su hija era una gran fan mía y que quería saludarme. Siempre digo, que esas cosas valen muchísimo más que cualquier premio literario que te puedan otorgar.


11.Qué le recomendarías a los jóvenes escritores que aún continúan inéditos y luchan por ser conocidos.

Que investiguen y trabajen mucho. Que busquen su propia voz y que nunca se rindan. Deben saber que este mundo es muy complicado y que al principio suele costar hacerse un hueco. Pero lo que deben hacer sobre todo es disfrutar creando y después vendrá lo que tenga que venir. Una frase que me gusta mucho al respecto es una de Woody Allen que dice: “El 90% del éxito se basa simplemente es insistir”.


12.De abajo hacia arriba, ¿cómo te iniciaste en la lectura?

Desde que aprendí a leer, con unos 4 ó 5 años, siempre me ha encantado la lectura. Leia cuentos, cómics, poesía… Y la escritura fue algo paralelo, con 9 ó 10 años comencé a escribir mis primeros textos, pues yo también quería crear personajes e historias. Los libros siempre han estado junto a mí a lo largo de mi vida.


13.¿Qué obra u obras te impactaron en tu niñez?

Recuerdo que leía mucho a Julio Verne, las aventuras del pequeño Nicolás, Tintín, Asterix, los personajes de Francisco Ibáñez… Y un libro de lectura obligatoria del colegio que recuerdo que me bebí en pocos días fue Las aventuras de Arthur Gordon Pym, de Allan Poe.


14.Por último regálanos un pedacito de tus versos más queridos.

Pues ya que hemos hablado de La hora de los relojes, os voy a regalar uno de este libro que recientemente ha sido elegido, junto a la correspondiente ilustración de Enrique Quevedo, por la editorial alemana Kalender para publicarlo traducido al alemán en un libro-calendario que verá la luz dentro de unos meses. Y también os dejo otro perteneciente a mi nuevo poemario, titulado Poebromario, ilustrado por Laura Chicote y publicado por Almadraba, que es una especie de homenaje a las greguerías de Gómez de la Serna.

EL RELOJ DE LA TORRE

El reloj de la torre
parece nervioso,
se equivoca…
en vez de las doce
marca la una.
¿Tendrá vértigo?
¿Temerá a las alturas?

© Fran Nuño (Ed. Faktoría K de Libros. Grupo Kalandraka. 2011)


ESAS MACETAS CAÍDAS

Esas macetas caídas
de balcones o ventanas
se echaron a volar
creyendo que en las plantas
los pétalos y las hojas
eran sus pequeñas alas.

© Fran Nuño (Ed. Almadraba. 2013)



Muchas gracias, Fran, por darnos un pedazo de ti y te deseamos éxitos en tu labor como escritor.

Fuente: Entrevista a Fran Nuño por María Publishing
             
              http://www.frannuno.es/38401.html


[1] http://www.frannuno.es/38401.html
[2] http://www.frannuno.es/38401.html

0 comentarios:

Publicar un comentario