Subscribe:

lunes, 8 de julio de 2013

Entrevista a Graciela Repún


Autor: Graciela Repún

Por María Del Carmen Sosa Sierra
La entrevista publicada en el día de hoy, ha sido una de las más esperadas, tanto por los seguidores de María Publishing, como por los autores y el público que cada semana nos acompaña en la sección de entrevista a escritores de este espacio en la red.

La razón por la que la entrevista con Graciela ha sido una de las más esperada, se debe entre otras cosas, al reconocimiento tanto en Argentina como en el extranjero que ha recibido esta polifacética, dinámica, creativa y brillante escritora del genero infantil y juvenil mayormente, aunque su repertorio se extiende a otros géneros tales como: el teatro, la poesía, biografías y novelas. Pero tengo que confesar que muchos de los escritores a los que he entrevistado, hablan de ella como una persona sencilla, muy humana, extremadamente apasionada por lo que hace y con un alto nivel de responsabilidad en el desarrollo de sus actividades. Quizás, eso es lo que hace grande a esta mujer en las letras, tanto, que sus colegas escritores reclamaban por ella que le hiciera esta entrevista, lo cual me honra porque no nos equivocamos al escogerla desde hacía tiempo como una escritora fabulosa en Argentina y en el mundo de las letras en general.

Graciela Repún, también ha recibido innumerables premios y se ha desempeñado como Miembro del Comité Asesor del Capítulo Argentino de la SCBWI[1], Society of children’s book writers & illustrators con sede central en Los Angeles, USA. Fue miembro titular de la Comisión Directiva de Alija;  Jefa de Redacción de la revista de tango bilingüe "El Milonguero, The Florida Tango Magazine", Miami, y dicta talleres literarios particulares de gran difusión e interés del público argentino.

Precisamente, la idea de crear talleres literarios para futuros escritores, docentes, estudiantes y sin numero de interesados, es una de las ideas y actividades más emprendedoras e enriquecedoras por las que admiro a Graciela. Su experiencia en este tipo de talleres es amplia y quienes participan en él, coinciden en afirmar que es un ejercicio didáctico, creativo e innovador para aprender a soñar; a dejar volar la imaginación; a jugar como si se fuera niño porque en cierta forma, nunca se debería dejar de serlo; a escribir sin inhibiciones y aprender a corregirlos de tal forma que, algo que comenzó muchas veces como una actividad lúdica, termina en un texto muy pulido y con un potencial seguro para la publicación.

Me encantaría que en Colombia, existieran a la mano más opciones para los talleres de escritura y esta propuesta novedosa de Graciela, me parece interesante como un recurso didáctico y muy lúdico dentro del aula. Sin duda, los talleres de Graciela constituyen una fabrica de sueños hechos realidad; los que quedan materializados en un cuento, una poesía o cualquier otra expresión literaria pero no dejan de llevar el sello Repún. Sello que es inconfundible para sus pupilos, quienes reconocen a voz en cuello que los talleres de Graciela les permitieron vislumbrar y crear un universo de posibilidades a ritmo de palabras, chistes y juegos.

Lo anterior, me deja sin más palabras para abordar esta entrevista, mejor los invito a leer lo que Graciela Repún comentó para los seguidores de María Publishing. Y de antemano le doy las gracias a esta talentosa mujer por su disposición para responder estas preguntas pese lo ajustado de su agenda.


1.    Graciela, quisiera que le comentaras a los amigos de María Publishing en Colombia y en el mundo, quién es Graciela Repún, dónde naciste, a qué te dedicas, dónde vives. En fin cosas generales pero vitales para quienes apenas te conocemos.

Soy una escritora argentina que vive en el centro de la ciudad de Buenos Aires.  Coordino también talleres literarios y, además dirijo, free lance, algunas colecciones de libros.  Disfruto profundamente lo que hago y también lo sufro. Descubro que cada vez me comprometo más con cada texto y con cada clase que doy, trato de dar, cada vez, lo mejor. 
En Colombia publiqué a través de Editorial Norma, El mago y el escritor, una biografía novelada de J.R.R.Tolkien.

2.    Graciela, cuéntanos un poco de tu niñez y qué opinas del hecho de que esas experiencias vividas afloran, sirven de marco o son un ingrediente importante para tu aproximación a la escritura. De qué manera crees que estas experiencias intervienen en tu imaginario literario.

Tuve padres que disfrutaban de los libros y me los acercaron. A ellos, no muy dados a los abrazos ni a otras expresiones afectivas físicas, les escribí mis primeros textos cariñosos, besuqueiros y abrazadores. Tuve un abuelo que para mí era un sol, como el que se reflejaba en su brillante cabeza absolutamente calva cuando me acompañaba caminando al quiosco donde accedía a comprarme historietas-comics de todo tipo.
Y también tuve una infancia solitaria –mis padres me aportaron hermanos cuando yo ya tenía quince años-  en las que muchas de las horas más deliciosas transcurrieron leyendo. 
Cuando jugaba con mis amigas del barrio, yo era Jo, de Mujercitas o también el pirata Yañez que me gustaba mucho más que Sandokán. Y mi primera experiencia como narradora fue contando las películas que me llevaban a ver al cine. Las contaba en el recreo del colegio y se formaba siempre un grupo a mi alrededor. El apoyo e interés de mis compañeras tal vez marcó un poco mi camino.

3.    ¿Qué tipo de obras leías cuando niña?

De todo. Libros tipo enciclopédico, cuentos, novelas. Amaba leer sobre piratas como Sandokán y todo lo que caía en mis manos firmado por Salgari. Disfruté con algunos personajes entrañables, como Violeta, de Whitfield Cook, mi novela preferida, o Heidi de Joana Spiry, o Anne de los tejados verdes, de L. Montgomery. También amé la obra de Louise M. Alcott, especialmente Mujercitas, con Jo, otro de mis personajes más queridos. He leído y releído a otros autores: Julio Verne, H. G. Wells, Lewis Carroll y los cuentos más que las novelas de Mark Twain. Mi niñez estuvo rodeada además de mucha historieta, especialmente; “La pequeña Lulú”, “Archie”, y de mi país, el indio Patoruzú, sin faltar las que escribían Robin Wood y por supuesto Oesterheld, cada uno con maravillosos ilustradores. Monteiro Lobato, un escritor brasilero, me introdujo en los mitos griegos, los que amplié leyendo cuanto libro podía en biblioteca. Después me enamoré de los policiales, Agatha Christie, Chesterton (otro de mis escritores preferidos al que tuve el gusto de traducir y adaptar), Conan Doyle. Y Crónicas marcianas de Bradbury y la obra de Sturgeon. Y la poesía, como Songoro Cosongo de Guillén. Siempre disfruté el juego con las palabras. Sí, he sido de niña una gran lectora, nunca dejé de serlo.

4.    Háblanos por favor de tus obras más destacadas y qué valor especial tienen para ti, aunque sé por experiencia propia que para un escritor, toda sus obras son especiales y valiosas.

No es mi caso. Soy demasiado crítica. Recupero mis textos a través de la respuesta de los chicos, docentes, mediadores, o cualquier otra respuesta positiva. Sé que Leyendas Argentinas, ¿Está lista la princesa?, El príncipe Medafiaca, La vaca ventilador y otros poemas para volar, Una historia petrificante, Bienvenidos a Santa Beba, La katana perdida, Tolkien para principiantes, Bernardino y el mago de Tallus, Miqueli, el espadachín imposible, El bosque de los aullidos, De chicos y gigantes, Familias, la mía, la tuya, son libros que gustan. Los docentes me convocan para compartir la experiencia lectora de sus chicos y cuando participo de esos encuentros disfruto mucho porque veo cómo se divierten mucho con mis textos. Pero, en general, la obra que más valoro es la que estoy trabajando. Como me implico muchísimo, escribo, investigo, averiguo todo lo posible en relación al tema que voy a tratar y leo y releo, en silencio, en voz alta. Me enamoro de lo que hago mientras lo estoy haciendo y si puedo, lo acompaño hasta que se edita. Pero después ya es parte del todo y yo estoy con otro amor. 

5.    ¿En qué género literario te sientes más cómoda?

Me divierte variar. Escribir policiales, fantasy, teatro, poesía… Más que en qué genero diría que me siento muy cómoda en el humor que no falta en ninguno de mis libros.

6. ¿De dónde te has inspirado para escribir más 120 libros, tengo entendido?

Creo que son más de ciento veinte… No sé si lo llamaría inspiración. Cada situación, cada experiencia abre a una historia. Me sucede que surge una idea y esta se conecta con otra y con otra más, y mientras proyecto un libro tengo que acotar, “este material es suficiente, con lo demás abriré otro  relato”. Otra instancia de estímulo es el diálogo. Me gusta trabajar en equipo, con mi marido, Enrique Melantoni, hemos hecho varios libros juntos, también con mis hijos, con otros colegas, como Florencia Esses, Marina Elberger, Mariana Kirzner. Y la novela a cuatro manos que hicimos con Angeles Durini, Mario Mendez y Franco Vaccarini. En cada uno de estos entramados se produce algo inesperado y vital.

7.    Graciela, cómo crees que debe ser percibido el niño como sujeto en la literatura infantil y juvenil. ¿Tú crees que la literatura infantil y juvenil, debe ser achicada o incluso cercenada sólo para adaptarla a un lector que pareciera no tener manejo de todos los recursos literarios, o si todo lo contrario éste es capaz de entender, recrear y explorar todo lo que las letras tienen para darle?

Achicar o cercenar, nunca. Los niños son lectores exigentes que merecen la mejor literatura.

8. ¿Qué piensas de que la literatura infantil y juvenil debe tener un espacio propio en las letras?

Lo tiene.

9.    Te comento que hasta esta fecha, he realizado una cantidad aceptable de entrevistas a escritores argentinos y de otros países, sin embargo muchos reclamaban tu presencia en este set porque dicen que eres grande, de las grandes de Argentina. ¿Tú qué piensas de eso?

No lo sabía, yo no lo creo, pero me siento muy agradecida.

10. ¿Cuál crees tú que sería tu aporte a las letras?

Mi aporte, creo, tiene que ver con que apuesto a la diversidad, disfruto de nuestras diferencias porque creo que son ellas las que nos nutren. Y aún sin tratar de escribir particularmente sobre esto, me dicen que es un tema que nunca está ausente en lo que escribo, que esta idea aparece representada en mis personajes, como si ellos explotaran su posibilidad de ser distintos y aportar al mundo desde lo que son. 
 
11. ¿Tú crees que la LIJ en Argentina está en un punto de inflexión interesante? ¿Cuál es ese punto de inflexión?

Estamos en un momento de movimiento, de cambio, de mucho interés, la gente va a los talleres, a congresos y jornadas, quiere formarse. Hay muchas editoriales nuevas, con ganas de abrir el juego. Y escritores que se atreven a todos los temas sin ánimo didáctico.

12. ¿Qué piensas del estado de la literatura infantil y juvenil en Latinoamérica?

No conozco el panorama global como quisiera. Pero me encantaría conocerlo.
  
13. ¿Cuáles son las tendencias en materia de LIJ o qué propuestas se ventilan hoy en un mundo globalizado?

De todo.

14. Graciela, he leído que organizas o tienes parte en talleres literarios, qué experiencias relevantes has obtenido de estos talleres y qué podrían los docentes llevarse a las aulas.

Coordino talleres literarios desde hace años. Los grupos son divertidos, respetuosos, muy críticos pero amorosos. Con diferentes consignas, vemos géneros, recursos, temas, autores de infantil, juvenil y de adultos. Nunca saben si tendrán que escucharme disertar sobre un tema aparentemente complejo o  jugarán con muñecos, utilizado máscaras, teatros de papel, o trabajando con música o sobre soportes diferentes. Con esas consignas producen textos en clase. Luego trabajan y retrabajan esos textos en clases de corrección, donde sobre sus textos impresos, sus compañeros y yo hacemos comentarios que luego se llevan a su casa. Muchos de esos textos, traídos a clase cuántas veces sientan que lo necesiten, son muchas veces publicados.
Los docentes podrían llevarse al aula la certeza de que una buena consigna abre a la posibilidad de escribir. Y si esa consigna linda con lo lúdico, mejor aún. La clave en el aula, creo, es la desescolarización de la escritura, si los chicos comienzan a leer como lectores y a escribir como escritores, en lugar de hacerlo para la maestra, es un avance muy importante en su recorrido literario.
 
15. ¿Cuál es el mayor reto de un docente de básica y secundaria para este siglo?

El mayor reto en cuanto a la literatura es amarla y disfrutarla. Con alegría. Con pasión. Con agradecimiento. Si lo hacen es más que probable que sus discípulos se interesen por ella. Con honestidad y el respeto. Creo que si se trata al otro como un ser valioso, sea este un adulto, un joven o un niño, se lo está habilitando para que aporte su impronta al mundo, o sea, si se da lo mejor, seguramente se ayudará a que salga lo mejor del otro.

16. ¿Qué le recomendarías a los padres para impulsar el hábito de la lectura en sus hijos?

Lo mismo que a los docentes, la lectura no es algo exterior. Es muy difícil impulsar algo que no se ama. Si en la casa hay libros, si los padres leen, los chicos también lo hacen.

17. ¿Qué obras les recomendarías?             

Cada lector es un mundo, que vayan, elijan, prueben, saboreen… Además, hay tantos colegas que admiro que no quisiera dejar a ninguno afuera.

18. Graciela, cuál es la clave o las claves para ser un escritor exitoso.

Depende de qué consideremos como exitoso. En una época tan exitista como esta es difícil hablar de éxito por fuera de ciertas representaciones que parecen querer instalar los medios. ¿Yo soy exitosa? Si pienso en términos de cómo amo escribir y que hay lectores disfrutan de lo que escribo, sí, soy una escritora exitosa. Si hablamos en términos de best seller, mucho dinero y viajes por el mundo, no, no soy tan exitosa. (Eso sí, si tenés la clave, pasámela)
 
19. ¿Qué le recomendarías a los nuevos escritores, ansiosos por publicar sus primeras obras?

Que trabajen y retrabajen sus textos. Que lo lean en voz alta. Que si tienen “víctimas propiciatorias” o sea, familiares o amigos criteriosos que se presten, se los lean a ellos. Estoy muy lejos, si no, los invitaba a mi taller de corrección profunnnnnnnnda, como lo llaman los mismos participantes.  Una vez que el material está bien trabajado, no duden, preséntenlo en todo concurso que aparezca, a toda editorial que crean pertinente (asesórense antes si lo que ustedes escribieron es lo que buscan o lo que no descartarían de una)

20. Graciela, qué crees que te falta por escribir.

Como mencioné antes, las ideas son muchas, siempre. No creo que pueda vivir sin escribir. No me falta algo en especial porque estoy en una novela para adultos y cerrando varios proyectos y libros que realmente deseaba hacer desde años y años. ¡Me falta tiempo!

21. Si tuvieses la oportunidad de recibir una herencia millonaria en qué la invertirías.

En viajar y en libros…

22. ¿Qué obras de escritores colombianos conoces y qué más te han gustado?

La de García Márquez, la de Santiago Roncalles, Juan Vázquez, Claudia Rueda, Yolanda Reyes. Cada uno me ha gustado por cuestiones diferentes, he gozado a cada uno. El realismo mágico de García Márquez me abrió, desde muy joven, la mente hacia lo posible (o imposible, quizá).

23. ¿Qué proyectos futuros tienes que contarnos?

Siempre estoy con un proyecto entre manos. Ahora hemos creado con Mariana Kirshner una detective muy joven  y  muy sagaz, B. Pacheco, que resuelve casos imposibles. Ya ha resuelto su primer caso (la novela está pronta a ser editada), nuestra idea es seguir con su carrera de detective recién iniciada. También estoy trabajando en un policial para adulto, es un género que me gusta mucho, soy una lectora compulsiva de policiales.

Graciela, estoy enormemente complacida con tu participación a este proyecto de impulso a la cultura y las letras. Lo he dejado ver en el número de preguntas que te he hecho, no te he querido soltar ni un minuto, pero creo que ya está bueno porque nos has regalo un pedazo muy grande de ti y de tu corazón. Te deseo muchos éxitos futuros y siempre serás bienvenida a María Publishing.

María del Carmen Sosa Sierra

Barranquilla, 29 de marzo de 2013

Fuente: Entrevista a Graciela Repún por María Publishing
Fotografía y carátulas: Graciela Repún



[1] http://www.e-amauta.com.ar/gracielarepun.htm

1 comentarios:

Mariana Kirzner dijo...

María,
Hermosa la entrevista. Muy Cálida, como siempre!!!!

Publicar un comentario